Sobre el autor

Antonio Molina Cubero

 

antonio_molina_cubero

Cordobés de nacimiento, andaluz de corazón, siempre me ha gustado definirme como el resultado de mis errores y la reflexión de mis acciones. Me considero tan orgulloso como crítico de lo que hago y/o dejo de hacer: Orgulloso para valorar mis capacidades y logros, crítico para ponerlo todo en perspectiva.

Soy licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, entre otras cosas, pero no estoy aquí para vender mis conocimientos. No quiero ni puedo catalogarme de experto (Tengo 27 años ¿de qué puedo ser experto?); tampoco estoy aquí para dar consejos, sino más bien para recibirlos; ni siquiera he trabajado en una gran compañía ni he tenido grandes mentores.De hecho ahora mismo estoy buscando trabajo, así que. . Si te interesa mi perfil o conoces a alguien que le pueda interesar, no dudes en ponerte en contacto conmigo, yo estaré más que interesado en conocerte. No soy, por lo tanto, una figura relevante en el ámbito de la comunicación ni alguien de quien aprender. Me queda mucho camino por recorrer, así que solo queda disfrutar del viaje. Ahora trabajo en Teamleader, una Start-up belga que me ha seducido por su producto y cultura:Un grupo de jóvenes que están aquí para cambiar las cosas y yo de la que yo quiero formar parte.

He vivido en 4 países. Esto es, aprendiendo a frustrarme y equivocarme; pero también a escuchar y entender, desarrollando mi empatía y analizando mi entorno. Lecciones de vida que suponen la base de lo que los comunicadores pretendemos hacer.

Esta experiencia me ha hecho capaz de desenvolverme en 3 idiomas distintos y es que siempre he considerado que la mejor herramienta de un comunicador es, además de la comprensión del contexto, el control de la lengua. El dominio de diferentes programas no te diferencia como profesional, pero el conocimiento de diferentes idiomas te define como comunicador: no por la capacidad para emitir mensajes sino por la potestad para analizarlos.

Por último dejo aquí mi curriculum vitae, dándole valor a la frase que alguien me dijo sobre que un curriculum no muestra quién eres, ni tampoco qué sabes o qué puedes hacer, sino lo que han permitido que hagas. Yo, sin embargo, pongo el mío a dominio público, sabiendo que sin tener nada de lo que fanfarronear, tampoco tengo nada que ocultar. Lo pongo a debate, aceptando que lo mejor está por venir e intentando estar preparado para cuando ese momento llegue.

En definitiva, esta es una parte de mi. Si alguien la considera lo suficientemente interesante para tener una conversación, le recibiré con los brazos abiertos. Yo de momento seguiré por aquí, errando y reflexionando.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.