rayo vallecano

Cuando el Rayo Vallecano dio un ejemplo

Estaba uno preparando el artículo que continúa con la serie sobre la reputación, cuando este fin de semana pasado el Rayo Vallecano nos sorprende a todos con su ejemplo, obligándonos también a hacer una parada en el camino. No me refiero  al 1-0 frente al Celta; sino a la muestra humana, comunicacional, de gestión de la reputación y, sobre todo, de empatía en un tema que afectaba a una vecina del barrio de “ValleKas”.

En el pasado post y en algunos más que están por venir hablaba de reputación definida como “la opinión o consideración en que se tiene a alguien o algo”. A continuación divagaba en torno a conceptos como la coherencia, el éxito, el compromiso y la empatía. Conceptos que han quedado expuestos en un simple discurso y sus consecuencias.

“Esta situación en particular, por ser una señora del barrio, que nos atañe, nosotros como club no podemos pasar la oportunidad de ayudar, (…) que no se preocupe ni ella ni la familia”

El sábado 22 de Noviembre de 2014 en la rueda de prensa previa al partido el entrenador rayista, Paco Jémez, se saltaba el protocolo para dejar al fútbol en el banquillo. Hablaba de desahucios, hablaba del compromiso de una institución por y para sus stakeholders. En concreto Paco se refería al caso de Carmen, una mujer del barrio de 85 años que acababa de ser desahuciada, no voy a exponer aquí los detalles cuando TODOS los medios de comunicación nacionales y algunos internacionales se han hecho eco del caso. Dado este espacio, me voy a centrar en el discurso del club; un discurso cercano donde, el entrenador (como representante del club en ese momento) se moja ante una tragedia y muestra su intención, ante la admiración de todo un país:

“Nosotros no nos vamos a quedar parados, vamos a ayudar a esa señora”

Sobran las palabras, pero desde este discurso se desató una tormenta perfecta de corriente favorable inaudita ante un club deportivo tan humilde, aún y cuando el futbol mueve las pasiones de este país. A continuación se pueden observar algunos datos brutos como el recorrido del tweet oficial o  el incremento de menciones a “Rayo Vallecano” a través de alguna herramienta de métrica social.

 

tweet rayo vallecano

Una captura de pantalla  del  tweet oficial que muestra la repercusión mediática y social que tuvo el discurso, llegando a los más de 12.000 RT y siendo marcado casi 6000 veces como favorito. Aquí no se ha adjuntado la corriente de menciones a favor del Rayo, pero a continuación se muestra una gráfica (de la herramienta gratuita topsy) que muestra una estimación de la cantidad de tweets por día que ha recibido la palabra “Rayo Vallecano”:

datos-rayo-twitter

Vemos que el periodo donde el Rayo Vallecano se pronunció ante la tragedia familiar supera en casi más del doble al  segundo pico (día de partido) más alto y como la caída no ha sido brusca, sino que el diálogo y la repercusión se ha mantenido más allá del ámbito futbolístico, conviertiéndose en un fenómeno social.

Pero estos datos se quedan cortos, ya que todos los medios del país y muchos internacionales, así como líderes de opinión de lo más variopinto o instituciones se han hecho eco de la decisión y discurso del Rayo Vallecano, el club humilde que dio un ejemplo de gestión y relación con sus grupos de interés. Incluso los políticos se han posicionado y han apelado a la acción, consiguiendo que incluso la alcaldesa de Madrid se comprometa a solucionar el problema.

carmen rayo vallecano

 “Dentro de nuestras posibilidades vamos a echar una mano (…) para que no se sienta sola”

No puedo hablar con propiedad de lo que significa el Rayo Vallecano como club porque no conozco su filosofía o cultura empresarial, tampoco existe en su web unos datos más allá de los futbolísticos y deportivos por lo que no he podido ahondar aquí. Lo que sí es de sobra conocido por un agente externo es la comunión que existe entre el club y el barrio de Vallecas. Alguien podrá decirse que es, en el mejor de los casos, como todo club de primera división con su ciudad o distrito, pero existen diferencias por el carácter especial y la lírica de Vallecas, así como por la situación del Rayo ante sus vecinos.

“Madrid es un barrio de Vallecas” suelen decir los vallecanos, una muestra del orgullo e identificación de estos ante su barrio. Un barrio obrero, humilde, contestatario e incluso contracultural que navega en el mar de la capital, un barrio orgulloso de su identidad donde nació el Rayo Vallecano para dar forma a este ideario no escrito.

El Rayo Vallecano es un club de élite pero humilde, muy humilde, que ha tenido serios problemas de viabilidad económica y que está siendo esquilmado año tras año con la perdida sus mejores estiletes futbolísticos. Es decir, un club con mérito futbolístico pero deficiente en lo económico. Tomando como ejemplo los términos americanos, el Rayo Vallecano “es un club con un mercado pequeño”, más acotado aun si cabe por la convivencia de dos colosos nacionales e internacionales en su zona de influencia como Real Madrid y Atlético de Madrid.

Sin embargo, Este club, consciente de sus debilidades y deficiencias, ha conseguido un compromiso con su afición sin parangón para su realidad. Hoy más que nunca, y ante la admiración del mundo, el Rayo es Vallecas y Vallecas se muere por el Rayo. Existen otros clubes que han conseguido esta identificación, pero no teniendo como vecinos a una multinacional paradigma del futbol moderno y una institución con la mística atlética. Es a esta relación a la que el Rayo Vallecano ha hecho honor, respondiendo a sus compromisos; como Vallecas ha respondido cuándo y cómo les tocaba y les tocará.

“Somos muy sensibles y lo mismo que le está pasando a ella puede pasarle a cualquier socio del Rayo”

En un contexto en el que la sociedad necesita verse y sentirse respaldada, el Rayo Vallecano ha dado un ejemplo de compromiso. Y claro está, los líderes de opinión, los medios y la opinión pública no han tardado en posicionarse ante este drama y mostrar sus alabanzas con los réditos que esto conlleva. El pueblo es soberano, pero sabe rendir pleitesía a los actos honorables y coherentes, y esto es solo una muestra más.

Se necesitarían las herramientas correctas para poder medir todos estos impactos con propiedad, pero seguro que hay equipos trabajando en ello y refrendando la hipótesis de que el compromiso y la empatía con los diferentes stakeholders va más allá y puede ser más rentable que el beneficio económico. Desde Two way road seguiré de cerca el caso a esperas de la mencionada rueda de prensa oficial, pero he de decir que desde hoy yo #soydelRayo

Imagen de cabecera obtenida del periódico La Vanguardia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.