Cuida tu reputación, no por vanidad, sino para no dañar tu obra, y por amor a la verdad.

Henry F. Amiel (1821-1881)